El regalo de ayer

¡Gracias, chicos!, Carmen, ¡Gracias!….

Ayer cuando fui a recoger a mis alumnos del recreo, acudieron todos, entusiasmados, a mi encuentro y, entre risas y alegría, me llevaron ante esta OBRA DE ARTE. Era para mí. Un regalo para mí. Arte efímero que eternizo aquí.

¿Cómo no dar lo mejor de mi cada día?. ¡Es imposible no hacerlo!. Entre otras cosas es también una cuestión de correspondencia. ¡Gracias!

1-20170222-escultura-en-el-recreo